03 noviembre 2009

EL SOLISTA: LA AMISTAD EN SU VERDADERA DIMENSIÓN


El Solista narra la historia de un músico virtuoso, rayando en la genialidad, interpretado por Jamie Foxx, que sufre desde muy pequeño de ciertos desórdenes psicológicos que pasan desapercibidos, pero ya adulto se revelan como una esquizofrenia brutal, la cual lo lleva a dejar absolutamente todo: su familia, sus amigos y la escuela, acosado por los demonios de la locura. Lo único que su inconsciente se niega a abandonar y le sirve de salvavidas en la dura existencia que debe enfrentar solo es su don más preciado, la música.

Los azares del destino hacen que el afamado periodista Peter López, con una muy leída columna diaria en un periódico de Los Ángeles, papel a cargo de Robert Downey Jr., se tope con este hombre cuando la enfermedad ha hecho grandes estragos en él e inmerso en su propio mundo tiene como su bien más preciado un viejo violín con un par de cuerdas.

El hecho de que Nathaniel Ayers, el músico, viva como un indigente, arrastrando sus escasas pertenencias en un carrito de supermercado y tenga la desesperante manía de lanzarse a decir una serie de aparentes incoherencias hacen que el periodista vea en él a su próxima noticia, el pintoresco personaje con una historia trágica que puede proveerlo de un par de columnas destinadas a conseguir la empatía del público. Y vaya que lo logra, pero el señor López no puede imaginar lo mucho que va a influir este hombre en su vida.

Desde que supe de esta película intuí que sería buena e independientemente de lo que puedan opinar los entendidos, luego de haberla visto me reafirmo en mi opinión.

Robert Downey Jr. y Jamie Foxx juntos en una película dramática inspirada en un hecho cien por ciento real ya nos da una idea de que la cosa va por buen camino. Cierto que dos buenos actores no hacen una película, sino que lo digan Al Pacino y Robert de Niro, pero esa es otra historia. El punto es que no sólo se trata aquí de las interpretaciones, sino del excelente guión y el rumbo que toma la historia. Nada parece forzado, aún las situaciones más extremas fluyen de manera natural.

Uno pensaría, desde el título, que la cinta gira en torno a la música, pero no es así, no en realidad. En mi opinión, el eje central de esta historia es la amistad; el como esta puede superar cualquier barrera, aún la de la razón misma.

La conclusión final a la que llega el personaje de Downey Jr. es absolutamente conmovedora y te deja un sabor agridulce, una mezcla de pena y esperanza; yo he optado por dejar que la segunda tome más fuerza en mí, ¿porqué no?

Para terminar, una excelente película, sencilla, sin grandes pretensiones. Una gran historia de amistad y lealtad bien trazada que con extraordinarias actuaciones de los protagonistas y un buen soporte en los actores secundarios, nos entrega la oportunidad de plantearnos algunas preguntas respecto a qué es lo verdaderamente importante en la vida y si estamos dispuestos a dejar nuestros prejuicios de lado para buscarlo con el corazón abierto.

Altamente recomendable, los dejo con el trailer.

2 ♥ Comentarios

Fiona

comentou...

la vere .cuando tenga muchas ganas ........estas pelis me conmueven mucho.......
me afectan demasiado!!!!!!
jajj
besos
fiona
soy una cobarde declarada!!!

9 de noviembre de 2009, 15:51
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

A mi también me llegan muy hondo estas películas porque golpean donde más duele, pero no he podido resistirme aunque sé cómo termino.
Anímate, mujer, sólo ten los pañuelos a la mano, lo vale.

10 de noviembre de 2009, 8:10
Responder

Publicar un comentario

Argonautas que pasaron