22 octubre 2011

DE BEREN Y LÚTHIEN

Esta es una pequeña historia que escribí tomando como base el largo relato que hace Tolkien de Beren y Lúthien en El Silmarillion; sobra decir que para el Maestro solo vivas y mis respetos, solo me he tomado esta libertad en nombre de la amistad.



En los tiempos que transcurrieron a la caída de Sauron en Tol-in-Gaurhoth bajo las fauces de Huan de Valinor, y su posterior huída a Tour-nu-Fuin, donde asoló los bosques, Beren y Lúthien conocieron lo que era vivir uno junto al otro, y todo fue paz.

Y si bien la promesa de Beren lo carcomía y con frecuencia su vista se dirigía a Menegroth, donde Morgoth reinaba con los Silmarils y su sombra cubría la tierra, la presencia de Lúthien le arrancaba sonrisas y lo sumía en una profunda alegría.

En sus paseos por el bosque, mientras ella entonaba las más dulces canciones que arrullaban a los árboles, el recuerdo de su padre Barahir y su promesa a Thingol se volvían cada vez más difusos, y aun cuando era consciente de que tal felicidad no sería eterna, tras muchos años de penas y cansancio, dejó que la presencia de Tinúviel y su luz lo envolvieran hasta calentar su corazón.

Porque desde aquel día en que vagando por los confines de Doriath, la vio bajo la luz del atardecer, y la llamó Tinúviel sin obtener respuesta, sus destinos quedaron unidos por siempre.

Lúthien Tinúviel, la más hermosa, la que danzaba en las colinas y todos los capullos florecían a su alrededor; las más amada de las hijas de Ilúvatar que posó sus ojos sobre un mortal, uniendo sus linajes.

Un invierno pasó y la dicha los envolvía, pero Lúthien sabía que su futuro juntos estaba marcado por el dolor, tal y como Melian predijo, y lloraba por las noches, en silencio, marchitando con sus lágrimas el pasto que la cobijaba.

Y no había forma de convencer a Beren de que su suerte era ya compartida, porque él estaba decidido a devolverla a Doriath hasta que pudiera cumplir su promesa de llevarle un Silmaril a su padre, aún cuando ello le costara la vida, porque aunque hubiera deseado permanecer por siempre con su amada, su honor lo obligaba a separar sus caminos.

Entonces Lúthien comprendió que el tiempo había llegado, y comprobó que su unión estaría marcada por pruebas y pesares que estaba dispuesta a enfrentar porque su amor era verdadero.

Y tras el encuentro con Celegorn y Curufin en el Bosque de Brethel, cuando Huan se rebeló a su dueño, y cayó sobre Beren la maldición de la pronta muerte; tan pronto regresaron a Doriath y ella renegó de su abandono para ir en su búsqueda, no hubo vuelta atrás, y así lo supo también Beren una vez que la tuvo a su lado.

Se contaron las más grandes canciones de la derrota de Morgoth a manos del hijo de los hombres y la más amada de Thingol, y aún cuando el Silmaril fue arrancado junto con su mano por las fauces de Carcharoth, la hazaña de Beren permanece aún en el recuerdo de la tierra.

Pero sabía Lúthien que el mal se cernía sobre ellos, y ni siquiera en Doriath bajo el amparo de los suyos se sintió a salvo y todos sus temores se hicieron realidad cuando despidió a su amado, caído bajo el ataque de Carcharoth, el lobo de Morgoth que se vengó así de los amantes y encontró en su revancha también la muerte.

Y como cuentan las canciones, la hija de Melia la Maia, se presentó hasta el mismo Mandos a rogar por Beren; y su belleza y canto conmovieron su alma, y con la venia de Manwë, optó por la mortalidad en la tierra junto al amado que le fue devuelto.

Poco se sabe de la que fue la vida de Lúthien y Beren en la Tierra Media, una vez que regresaron ambos como mortales; sin embargo, aún cuando ninguno de ellos fue visto u oído nunca más, quedan como testigos de lo que fue su amor compartido, los árboles de Tol Golen, la isla verde, que en aquella época compartían parentesco con los Ents, los seres eternos.

Entre sus hojas se filtraban susurros que llegaron hasta los confines de la tierra, de bosque en bosque, relatando apenas unos cuantos hechos que a ojos de los tiempos terribles que siguieron bien pueden parecer poco importantes, pero que al hablar de la felicidad compartida de aquellos que lo arriesgaron todo, cobra nueva luz y significado.

Se cuentan muchas historias de Beren, hijo de Barahir, Camlost, la Mano Vacía; de su lucha junto a su padre primero, y Felagund el Hermoso después; de los seres que venció y el honor que ganó para su raza.

Del mismo modo no alcanzarán jamás las palabras para alabar la belleza de Lúthien, la más hermosa de todos los hijos de Ilúvatar, o narrar el coraje que demostró, superior al del mejor guerrero de las tierras septentrionales.

Pero está escrito que el hijo de los hombres y la doncella de Doriath son uno solo, y ninguna historia contada acerca de ellos será más gloriosa que la Balada de Beren y Lúthien, los del mismo destino, unidos en esta vida y en la otra.

*Escrito para Nell, compartido con los amigos.

13 ♥ Comentarios

syra

comentou...

Bonita historia.BESOS

22 de octubre de 2011, 9:06
Responder
Roos

comentou...

Ay que bella historia!!! Me la estoy imaginando!!! Gracias por subirla Aglaia!!!
Espero que estés pasando un lindo sábado, aquí feo feo, hoy llovió y encima mañana hay que ir a votar, no sé para qué, si ya está todo dicho, pero igual hay que cumplir...
Te dejo un montón de besos, feliz finde!!!
Roos

22 de octubre de 2011, 12:07
Responder
Jota

comentou...

Preciosa historia, no he leído casi nada de Tolkien, quizás el Hobbit pero hace mucho casi ni recuerdo, pero me parece que tu no le desmereces nada. bsss, feliz domingo.

22 de octubre de 2011, 17:02
Responder
MariCari♥♥♥♥♥

comentou...

Cómo le ha gustado al Jardín, sabedor de historias contadas de hoja en hoja en los bosques verdes... sí, le ha gustado mucho, muchísimo... y todo brilla en tono verde, hoy en mi verde... Bss, amiga...

23 de octubre de 2011, 4:01
Responder
TheVillageInRed

comentou...

Preciosa historia querida :)
Siempre es un gusto y un placer leer historias tan bnitas creadas por alguién que conoces :)
Me ha encantado y más por inspirarte en Tolkien

Besazos!!!

23 de octubre de 2011, 10:08
Responder
Luciana

comentou...

La historia de Beren y Luthien es hermosa! Y me parece tan romántico que en la lápida de Tolkien y su esposa estén escritos estos nombres, que siempre he deseado conocerla.
Besos.

23 de octubre de 2011, 14:14
Responder
Roos

comentou...

Hola hermosa! Gracias por tus bellos comentarios!!!
Hoy aquí se votó! Seguimos con lo mismo, Dios nos ayude!
Ah...........bueno, adelante y con fuerzas no?
Menos mal que están ustedes, mis amigas!!! Para pasar un ratito y refrescarme un poquitín!
Te dejo un besote y que empieces lindo la semana!!!
Roos

23 de octubre de 2011, 17:20
Responder
AKASHA BOWMAN.

comentou...

Para el maestro "vivas" y para ti otro tanto de lo mismo, que crear historias tiene su mérito aunque nuestras letras jamás puedan aproximarse a la de los viejos artistas de la pluma.

Una historia preciosa que siempre me ha encanatado, sobra decir que las letras de Tolkien siempre me han fascinado y que esos mundos que describe debieran ser alcanzables más allá de las hojas de un libro.

No sabía la historia de la lápida que dice Luciana, es muy curioso- y romántico.

Un beso y buena semana.

24 de octubre de 2011, 6:39
Responder
Laura Uve

comentou...

Me gusta mucho Aglaia.... gracias por subirla.
Buena semanaaaaa

Un abrazo!!

24 de octubre de 2011, 8:05
Responder
Carmen

comentou...

Bonita historia. No he leído nada de Tolkien, he de reconocer. A lo mejor estas vacaciones de Navidad le doy un oportunidad...
Besos,

24 de octubre de 2011, 8:40
Responder
princesa jazmin

comentou...

Espléndido relato! el Maestro estaría complacido...qué linda ilustración.
hola, hola, hola, cómo anduviste estos tiempos?te extrañé muuucho!
Estuve leyendo tus entradas anteriores y ni que decir que me emocioné con el rumor de Hugh y Los Miserables, ojalá se concrete aunque a mí me gustó la versión con Liam Neeson, estaba excelente.
A mí también me gusta mucho la peli de George y Michelle, está en mi lista de comedias románticas favoritas.
Me enteré bien (gracias) lo de los Emmy que no los pude ver :(, qué bueno lo de Downton Abbey( qué bueno que hay segunda temporada!) y estoy re triste por lo de Andy Whitfield, tan joven y con tanto futuro...
Feliz Primavera!
Sabés que estoy viendo ahora? Los Pilares de la Tierra, está muy buena la miniserie, leíste el libro alguna vez?
Bueno, ya molesté suficiente.
Besitos!
Jazmín.

24 de octubre de 2011, 20:12
Responder
Anakonda61

comentou...

Hola Aglaia...perdona por tardar en venir a tu casita, pero he estado liada pensando y preparando el nuevo SORTEO NAVIDEÑO de La Mano Invisible...así que te pido mil disculpas...
Neni "el maestro" estaría dando saltos de alegría con su alumna más aventajada, un relato maravilloso y un bonito homenaje a Tolkien...ahhh!!! por cierto mis felicitaciones "linda escritora"...
Besotes y Feliz Finde!!!

28 de octubre de 2011, 2:15
Responder
Roos

comentou...

Hola amiga!!!
Pasaba a saludarte y desearte un feliz domingo, espero que andes bien!!!
Descansando y desestresandote de la semana, para volver con todas las pilitas recargadas!!!
Yo también ando un poquitín resfriada, son los cambios de clima, que está loco loco!!!
Bueno, descansá mucho amiga y nos estamos leyendo!!!
Besotes
Roos

29 de octubre de 2011, 18:03
Responder

Publicar un comentario

Argonautas que pasaron