01 noviembre 2012

RESEÑA: SENTIDO Y SENSIBILIDAD




Hoy toca una reseña que tenía pendiente hace algún tiempo. ¿Recuerdan el Club Jane Austen? Esta iniciativa pertenece a Carmen, para conmemorar el Aniversario del nacimiento de Jane, en diciembre, pero, debido a la gran acogida que ha tenido su idea, las entradas se irán subiendo hasta la fecha límite.

Por mi parte, cuando debí pensar en una historia para reseñar, desde luego que la primera que vino a mi mente fue Orgullo y Prejuicio, que como saben es mi favorita, pero luego de pensarlo un poquito, decidí optar por Sentido y Sensibilidad, ya que también me gusta mucho y es una con la que de alguna u otra forma, siempre termino relacionada. Cuando hice el test de a qué heroína me parezco, el resultado fue Marianne Dashwood, y aunque le tengo un respeto reverencial a toda la obra de Austen, la única a la que me he atrevido a “tocar”, ha sido esta, justamente en relación a ese personaje.

Así que a veces el inconsciente manda, y esta es una de esas ocasiones, así que vamos por la reseña.

Primero, para quienes desconozcan su argumento, una pequeña sinopsis.



A principios del siglo XIX, la señora Dashwood enviuda y se queda con sus tres hijas, Elinor, Marianne, y Margaret. En teoría, el hijo mayor del primer matrimonio del señor Dashwood debía encargarse de que no les faltara nada, pero es un hombre débil de carácter, egoísta, con una mujer aún más mezquina, y esta influye para que les conceda una renta menor de lo que hubiera sido justo, por lo que deben dejar las comodidades a las que están acostumbradas y aceptar la oferta de un pariente lejano para ocupar una casita.

Acerca de las hermanas Dashwood, es importante mencionar que Elinor, la mayor, es una joven cariñosa, preocupada siempre por el bien ajeno, realista y antepone la lógica antes que dejarse llevar por la pasión. Todo lo opuesto a Marianne, que actúa muchas veces sin detenerse a pensar, dejando que su extrema sensibilidad la guíe, no siempre con muy buenos resultados.  Margaret, la pequeña de apenas trece años, muestra una gran energía y es en sí un personaje encantador que apenas va perfilando su carácter.

Ahora, es importantísimo comentar que antes de dejar su antiguo hogar, llega a sus vidas Edward Ferrars, hermano de su cuñada, un joven algo tímido, honorable, muy justo y generoso que entabla pronto amistad con las jóvenes Dashwood, especialmente con Elinor, por quien veremos pronto que se siente profundamente atraído, y aún cuando ella es muy buena enmascarando sus sentimientos, es obvio que resulta correspondido, si bien no se hace ninguna promesa o propuesta antes de que ellas deban enrumbar a su nueva casa.



Por su parte, Marianne se relaciona con un joven aparentemente encantador, Willoughby, quien parece ser el complemento perfecto para su espíritu soñador. Esta suerte de relación ocasiona que no le muestre mayor interés al Coronel Brandon, un hombre recto y torturado por ciertos recuerdos del pasado, que muestra de inmediato un profundo afecto por la joven.

Desde allí, podemos ver el desarrollo de los acontecimientos en las vidas de las hermanas Dashwood, sus penas y alegrías, así como también todo lo que les rodea.

Ahora, pasada la pequeña sinopsis, y mil disculpas por extenderme, mi opinión personal respecto a la obra.

Generalmente se acostumbra relacionar el título de la obra, Sentido y Sensibilidad con los caracteres de Elinor y Marianne, y aún cuando es algo bastante obvio y con lo que estoy de acuerdo hasta cierto punto, también es cierto que a veces no todo es lo que parece. El que Elinor sea una joven muy contenida emocionalmente y práctica a raíz de la necesidad, no significa que no sea poseedora de una profunda sensibilidad, y creo que Marianne, a pesar de que con frecuencia se deja llevar por el corazón, admira en gran medida la virtud de su hermana y en la obra podemos ver un momento crucial en el que muestra es perfectamente capaz de obrar de una forma lógica y sensata.



Es impresionante pensar que Jane escribió este libro con apenas diecinueve años, porque no solo nos regala una obra bien escrita, aguda y realista respecto a la época en que está ubicada, sino que  profundiza en las emociones humanas de forma impresionante, lo que más me gusta. Como pongo más arriba, nada es lo que parece, y no es sencillo tomar partido sobre qué es lo mejor, si dejarse llevar por el corazón o por la razón. En lo personal, creo que un equilibrio sería lo ideal, pero resulta muy complicado, como todos debemos haber experimentado en algún momento de nuestras vidas. Quizá ese sea uno de los  mayores méritos de Jane, que logra una conexión inmediata con el lector, más allá del tiempo.

Esta obra es, a mi parecer, brillante, invita a reflexionar, y muestra de forma exquisita el talento de Jane Austen.

Para terminar, se me ocurrió volver a subir un pequeño escrito que alguna vez compartí por aquí, relacionado con Marianne y su mundo interior. Ha sido un verdadero placer participar de este evento en honor a Jane.



SENSIBILIDAD

Marianne creyó alguna vez que lo sabía todo, o casi todo, y que aquellas pequeñas lagunas de su ignorancia podrían ser fácilmente ocupadas por su más que fértil imaginación.

Tuvo la plena seguridad, alguna vez, de que solo una voz podría emocionarla hasta las lágrimas al recitar un poema, pero descubrió muy pronto que existía otra, una muy distinta a la que no le prestó en su momento la debida atención, la misma que conseguía hacerla retener el aliento en un momento de angustia, de pensar tan solo en que no la oiría más.

Ella, en el infinito dramatismo que a veces la embargaba, aprendió que no solo con las lágrimas es posible demostrar nuestros más profundos sentimientos.

Conoció el placer del silencio compartido, que muchas veces sustituía con gracia y encanto a las carcajadas de la juventud, vacías con frecuencia de esa sensación real y auténtica que solo la completa confianza otorga.

Comprobó, admirada, que sin importar cuánto tiempo pasara, la lealtad y el amor más ferviente pueden permanecer intactos. Y no lo descubrió en un libro, o en historias contadas por damas alrededor de un juego de té, sino en la vida diaria.

Aún en los momentos difíciles, cuando su temperamento la superaba y creía que ninguna de esas palabras dichas en un arranque de furia merecían perdón, agradecía infinitamente por la sabiduría y bondad del ser generoso que otorgaba el suyo sin recriminaciones, instándola sin necesidad de ello a no caer nuevamente en los mismos errores.

Si en algún momento dudó de la pasión contenida tras el semblante reservado del hombre al que entregó su futuro, se regocijaba ahora por su error, y anhelaba cada momento a solas, contando las horas para esos lapsos de tiempo en los que cada susurro era más valioso que todas las palabras dichas en voz alta.

Marianne, que descubrió muy pronto que su ignorancia sobrepasaba ampliamente todas sus estimaciones, se animaba a sí misma con la plena seguridad de que jamás, ni en sus más locas fantasías, o en los libros de cabecera, hubiera podido encontrar a un maestro más atento y digno de su amor como el que le acompañaba en el agradable camino del aprendizaje.



16 ♥ Comentarios

LOBEZNA

comentou...

Yo he visto las dos pelis y me han encantado. Un abrazo.

2 de noviembre de 2012, 4:04
Responder
Carmen

comentou...

Muchas gracias por esta preciosa reseña, Aglaia. Sinceramente no creo que se pareciese mucho el borrador de 1796 al texto definitivo de Sentido y sensibilidad pero, desde luego, la idea, el germen, ahí estaba...
Besines y feliz fin de semana!

2 de noviembre de 2012, 7:19
Responder
Lesincele

comentou...

Las películas las he visto pero no he catado a la autora aún...y eso que hay varias, incluída esta que me interesan mucho.
Un beso!

2 de noviembre de 2012, 8:31
Responder
Cristina Pereyra

comentou...

Hola, Aglaia, como estás?

Eres una de las ganadoras de la promoción del lanzamiento del Lujanes #3 y necesito tu contacto para enviarte el premio. Puedes enviarme un mensaje desde esa página:
http://cristinapereyra.allthingsme.net/contact

o en Facebook:
http://www.facebook.com/cristina.pereyra.1485

Besos

2 de noviembre de 2012, 11:16
Responder
Citu

comentou...

Yo también a doro los libros de la Austen Igual que tu mi preferido es orgullo y prejuicio. Pero también, me gusta sensatez y sensibilidad aunque mi personaje femenino que más me gusta Elionor por su carácter sacrificado, me gusto mucho la forma como la describiste

De Margaret me gusta esa ilisión que tiene para dejarse llevar por el primer amor y su valentía en demostrar lo que siente. En esta novela lo que más me gusta es el coronel Brando y ese amor inalterable por Magareth . Te mando un beso y te me cuidas

2 de noviembre de 2012, 20:17
Responder
andrea vazquez

comentou...

es un libro delicado..Marian ,Elinor y ese retrato de época te desarma...
Me gustan ambas ,porque son el complemento perfecto que se necesita ...aunque diré que uno de mis galanes favoritos es el coronel Brando..
un beso
y bello tu escrito

3 de noviembre de 2012, 6:28
Responder
Jennieh

comentou...

He quedado encantada con tu reseña. Coincido contigo en que el título generalmente se asocia al carácter de las hnas. Dashwood por separado, pero para mí en la obra Elinor también poseía pasión, una que le causó sufrimiento luego de ser la confidente de Lucy, la mal intencionada novia secreta de Edward Ferrars. Y Marianne que finalmente se guió por un jucio que la llevó a amar a quien menos esperó.

Y, bueno...he quedado sin palabras con ese complemento que has agregado a la reseña, Marianne y su sensibilidad quedan totalmente bien expresadas en él.

Otro punto que deseaba comentar contigo era que no sé por qué razón desde mi blog las actualizaciones del tuyo no aparecen, he podido darme cuenta que ya vas muy avanzada con tu historia "Dime si es amor" y yo ni enterada, desde hace dos meses que eseraba saber algo, ¡vaya! mi despiste de no haber revisado el blog directamente me ha llevado a estar más que atrasada con ella. Trataré de ponerme al día hoy.

Un beso.

3 de noviembre de 2012, 7:01
Responder
Lilian

comentou...

Hermosa reseña de una de las mejores novelas de todos los tiempos. La primera vez que la leí fue cuando tenía dieciséis años y me gustó cómo la autora describía la sociedad de su tiempo. Sus defectos...Sus vicios... Denunciando a viva voz, pero sin entrar en escabrosos detalles.
Marianne es el germen, a mi parecer, de la heroína romántica actual. Apasionada e impulsiva, que actúa guiada por el corazón. Si te he de ser franca, simpatizaba más con Elinor. La joven prudente y sensata. Siempre se ha dicho que Elinor y Marianne eran como la encarnación de Jane y su hermana Cassandra. La joven sensata (Jane) y la joven sentimental (Cassandra).
De estar viva Jane Austen, creo que le daría un soponcio al ver la nueva versión que se ha hecho de su maravillosa novela "Sentido y sensibilidad y monstruos marinos". No sé. No veo al coronel Brandon y al bueno de Edward (siempre me he preguntado si era adoptado porque ¡vaya dos hermanos que tiene en Fanny y en Robert!) peleándose contra pulpos gigantes.
Otra cosa. He leído el último capítulo que has subido de "Dime si es amor". Lorraine es un poco como Marianne. Actúa a veces sin pensar en las consecuencias. Y Eric me ha recordado por momentos a Edward, con su timidez. Son demasiado diferentes, pero he oído que los polos opuestos se atraen. Y hay mucha química entre ellos.
No me enrollo más.
¡Enhorabuena por tu maravillosa reseña, Aglaia!
Un fuerte abrazo.

3 de noviembre de 2012, 7:20
Responder
mientrasleo

comentou...

Es una de mis obras favoritas junto con Orgullo y Prejuicio de la autora. en este caso, tanto las descripciones como la fina ironía que siempre detecto en sus letras. Y con sólo 19 años!
Ahora me he enterado que hay recogidas unas cartas de la propia Jane a amistades en las que le iba contando como continuarían las historias de sus personajes y estoy intentando conseguirlo. ¿te suena?
Besos

4 de noviembre de 2012, 1:29
Responder
Enzo

comentou...

No soy una persona a la que le guste la literatura romántica. Pero con esta reseña haces muy apetecible la lectura de este libro.
Gracias y me lo pienso un poco más.
Besos

4 de noviembre de 2012, 4:28
Responder
Margari

comentou...

Preciosa reseña para una de mis obras favoritas de Austen. Impresiona esta novela, más sabiendo que sólo tenía 19 años Jane Austen y qué manera de describir a sus personajes, sus emociones, sus pensamientos... Una novela que se disfruta cada vez que se lee. Y buen colofón para tu reseña tu escrito. Precioso.
Besotes!!!

4 de noviembre de 2012, 8:53
Responder
Raquel Campos

comentou...

Hola Aglaia, hermosa reseña de una preciosa historia. leí muy joven las novelas de Jane Austen y creo que esta fue la primera que leí. Me gustó mucho el carácter de Marianne, pero hoy me siento más identificada con Elinor. Ambas creo que son apasionadas, cada una a su estilo.
Estupendo relato sobre los sentimientos.
Yo tengo que hacer la reseña de "persuasión" aunque la leí la última, me cautivó más que ninguna.
Un beso y que tengas una feliz semana.

5 de noviembre de 2012, 5:00
Responder
Lourdes

comentou...

¡Qué completa reseña! Muy bonita la historia. Con diecinueve años ha escrito? Eso es talento, y maravilloso. Un post interesante guapa. Un beso enorme, Lou

5 de noviembre de 2012, 5:30
Responder
My favorites things

comentou...

Hola Aglaia: Impecable y hermosa reseña! Si bien como a tí Orgullo y Prejuicio tal vez es la primera obra de Jane Austen que se me viene a la mente, yo tengo un apego especial con " Sense and sensibility" pues fué la primera obra de Jane que leí y la primera de las pelis (en ese momento porque me gustaba las interpretaciones de Emma Thompson y Kate Winslet)
PD: Perdón por el retraso de mi visita, como no me aparecen las actualizaciones y tal vez paso los lunes por el capi de " Dime si es Amor"... Te dejo mis cariños. Besitos =)

5 de noviembre de 2012, 12:16
Responder
princesa jazmin

comentou...

Igual que tú y las otras chicas, le tengo gran estima a Sentido y Sensibilidad, es mi tercera favorita luego de O&P y Persuasión y cuando hice el test del que hablas me dio como resultado a Elinor.
Me gusta mucho la relación entre ambas y coincido en lo que dices acerca de que el título no siempre es lo que dicen, ojalá todos podamos tener la medida justa de cada uno.
Tu escrito es precioso, la edición del Club de los Pololos sobre esta novela había estado magnífica, recuerdo.
Besitos!
Jazmín.

8 de noviembre de 2012, 15:05
Responder
Merynell

comentou...

Hola, bueno saber tu opinión sobre él, yo también estoy leyendo este libro para el Club de Carmen ^^
Quería ver tu opinión para no repetirme en mi reseña con lo que tu expresas, pero no creo que se puedan parecer, escribimos diferente, pero mejor es cerciorarse para no aburrir a los lectores del club XD. saludos

29 de noviembre de 2012, 8:25
Responder

Publicar un comentario

Argonautas que pasaron