26 noviembre 2010

DE HENLEY PARA PENSAR


Pensaba en el anterior post y en algunos de los comentarios que dejaron respecto a la importancia de amarnos a nosotros mismos, y sobreponernos al dolor, a las situaciones difíciles, que nunca faltan en la vida, y no podría estar más de acuerdo. Seamos mujeres, hombres, niños, no importa, todos sufrimos, y hay momentos en los que sentimos que perdemos las fuerzas y el ánimo. Es natural esto, porque uno no es de piedra, y siempre se sentirá desfallecer ante la adversidad, lo hago muchas veces, y supongo que a ustedes les pasa otro tanto.

Revisaba antiguos post de mi LJ para poner un poco de orden, y encontré una reseña que hice de una película muy buena, "Invictus" con Morgan Freeman en el papel de Nelson Mandela. Recuerdo que la película me encantó, pero lo que más me impactó fue ese sencillo poema que se menciona en la cinta, el que le da el nombre, escrito por William Ernest Henley en 1875, desde la cama de un hospital, a puertas de la muerte ¿se imaginan? Tantos años, y se ha conservado intacto en su maravilloso significado, en gran medida porque el autor se mantuvo digno hasta el final, Invicto, inconquistable.

Mandela mencionó hace mucho tiempo que en esos años de prisión injusta que purgó, este poema lo mantuvo con fuerzas para hacerle frente a las terribles circunstancias en que debió vivir. Se los dejo  porque a todos nos hace bien tener presente estas palabras para adaptarlas a la vida diaria, y recordar que por difíciles que estén las cosas, está en nosotros mantenernos de pie. Que tengan un precioso fin de semana, espero que puedan descansar un poco, relajarse de estos ajetreados días, y compartir con sus seres queridos.




INVICTUS

Más allá de la noche que me cubre

negra como el abismo insondable,

doy gracias a los dioses que pudieran existir

por mi alma invicta.

En las azarosas garras de las circunstancias

nunca me he lamentado ni he pestañeado.

Sometido a los golpes del destino

mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de cólera y lágrimas

donde yace el Horror de la Sombra,

la amenaza de los años

me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,

cuán cargada de castigos la sentencia,

soy el amo de mi destino:

soy el capitán de mi alma.

23 ♥ Comentarios

Roos

comentou...

Ah qué belleza de poema!!!
...soy el amo de mi destino
soy el capitán de mi alma.
Qué divinas palabras!!!!!!!!!!!!!
Gracias por recordarmelas Aglaia!!!
Siempre hay que tener en cuenta este poema, a lo largo de toda la vida, en cualquier momento podés necesitarlo!!!
Besote
Roos

26 de noviembre de 2010, 16:57
Responder
Wendy

comentou...

Invictus es una película estupenda porque está basada en la gran labor que consiguió Mandela con inteligencia, creyendo en si mismo y en su pueblo, el deporte sirvió de nexo a practicamente todos los paises.
Un ejemplo de superación.
Besos

26 de noviembre de 2010, 17:50
Responder
la habitación de Pandora

comentou...

Hermoso poema, Aglaia! Esa frase de soy el amo de mi destino...qué grande!!! Hay momentos en la vida que cuesta muchísimo, pero muchísimooo seguir adelante ... es bueno tener presente tan sabias palabras en las que apoyarte mientras te levantas , te recompones y plantas cara a lo que te viene encima !!

Gracias por estos momento de reflexión.

Un abrazo muy fuerte y un muy buen fin de semana , guapísima!

27 de noviembre de 2010, 6:28
Responder
la habitación de Pandora

comentou...

Hermoso poema, Aglaia! Esa frase de soy el amo de mi destino...qué grande!!! Hay momentos en la vida que cuesta muchísimo, pero muchísimooo seguir adelante ... es bueno tener presente tan sabias palabras en las que apoyarte mientras te levantas , te recompones y plantas cara a lo que te viene encima !!

Gracias por estos momento de reflexión.

Un abrazo muy fuerte y un muy buen fin de semana , guapísima!

27 de noviembre de 2010, 6:28
Responder
princesa jazmin

comentou...

Bonito poema en verdad.
Nelson Mandela es un ejemplo excelente de entereza y valor a prueba de todo y un fantástico ejemplo para el resto de los seres humanos.
Para no dejarnos vencer por las adversidades y luchar, siempre luchar...
Ojalá pases un lindo fin de semana, tranquilo y agradable.
Besillos, jazmín.

27 de noviembre de 2010, 8:13
Responder
Tracy

comentou...

" Soy el amo de mi destino, el capitán de mi alma" Me quedo co ese broche de oro del final.

27 de noviembre de 2010, 12:06
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Roos, ¿verdad que esas dos líneas finales son hermosas? Pienso en ellas y se me pone la piel de gallina, son tan ciertas, tan reales.

Vale tener este poema muy presente para no decaer, como pusiste en tu entrada, para no rendirse, que siempre nos tendremos a nosotros mismos.

Un besote, linda, feliz finde.

27 de noviembre de 2010, 12:34
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Wendy, esta película es de mis favoritas, hice una reseña en su momento, y aún pataleo porque no se llevó el Oscar, Clint Eastwood es un maestro, y toda la historia de Mandela es un ejemplo para el mundo.

Gracias por pasar, un besote, que se aligere el equipaje y tengas pronto un descansito, besos.

27 de noviembre de 2010, 12:35
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Hola, Elvira, un poema precioso, ¿verdad? Qué hombre maravilloso Henley para escribir algo tan bello, que llega tanto a cualquier ser humano, porque todos nos hemos sentido así en algún momento, pero tiene razón en que no existe el imposible, que nosotros hacemos nuestro destino.

Gracias a ti por pasarte, me alegra que te sirva como reflexión, y que sea así para todos.

Un besote para ti también, y un gran abrazo, que tengas un precioso fin de semana.

27 de noviembre de 2010, 12:38
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Jazmín, es lindo pensar que existe en el mundo un hombre como Nelson Mandela, me hace conservar la fe en la humanidad, en que podremos ser mejores, no importa qué ocurra, y que el perdón será siempre mayor que el odio.

Un precioso fin de semana para ti también, querida, que tengas un poquito de relajo, que se necesita tanto en estos días, un besote.

27 de noviembre de 2010, 12:40
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Tracy, ¿para qué más? Si esas dos líneas son maravillosas y lo dicen todo; a aplicarlas en los momentos difíciles y nada de dejarnos vencer, o al menos, siempre listos para ponernos de pie.

Un besote, feliz finde.

27 de noviembre de 2010, 12:41
Responder
Luciana

comentou...

Aglaia, las dos últimas frases llegan al corazón.
Posee tanta fuerza, transmite valentía, fortaleza, seguridad en sí mismo.
Una belleza.
Buen fin de semana.

pd: en mi blog, al fin la entrada potterniana.

27 de noviembre de 2010, 15:44
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Luciana, esas dos líneas te estremecen, te mueven el mundo, literalmente, porque son tan ciertas y transmiten tanto...

Espero que este poema nos acompañe en los momentos difíciles, para mantener el valor y la fortaleza para salir adelante.

Feliz fin de semana, ya me he pasado por tu entrada potteriana, a dar de alaridos de emoción, claro. Besos.

27 de noviembre de 2010, 19:18
Responder
Zarzal

comentou...

Un poema que merece la pena memorizar, para recordarlo en los momentos difíciles, que siempre llegan. Gracias por compartirlo.

Besos, y feliz semana!

28 de noviembre de 2010, 14:41
Responder
gaviota

comentou...

somos dueños de nosotros mismos nadie nos privara de esa libertad besitos gaviota

29 de noviembre de 2010, 1:28
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Zarzal, sí, de hecho que es un poema para sabérselo de memoria y tenerlo muy presente, porque en los momentos más difíciles, esas dos últimas líneas nos pueden levantar, o al menos darnos mucho ánimo para enfrentar lo difícil.

Besos también para ti, que tengas una preciosa semana.

29 de noviembre de 2010, 7:04
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Gaviota, querida, tú que eres un alma libre, lo entenderás perfectamente, que somos nosotros los dueños de nuestro destino, y siempre podemos hacerle frente a las cosas difíciles de la vida, que abundan.

Feliz semana.

29 de noviembre de 2010, 7:05
Responder
Anakonda61

comentou...

Una gran película, un gran hombre Nelson Mandela...y un poema de gran belleza que en pocas palabras, encierra todo lo nunca deberíamos olvidar...
Un besazo y feliz lunes!!!

29 de noviembre de 2010, 8:21
Responder
Lady Darcy

comentou...

Mi querida y buena amiga, Que entrada tan cargada de verdad, un personaje admirable el gran Mandela, y ese poema con un final tan esclarecedor sobre lo que el futuro nos depara: nada es mera suerte, somos los responsables de nuestro propio destino.
Ahora que la salud empieza a ser un poco más benévola conmigo, es un placer como siempre visitarte.

Por cierto, te aviso que ya subí el cuarto capítulo de la novela DEBER Y DESEO de Pamela Aidan, lo que sucede es que blogger no está actualizando mi entrada en los blogroll de mis seguidores, espero que se solucione pronto. Date una vuelta cuando te sea posible.
Un fuerte abrazo y un gran beso.

29 de noviembre de 2010, 8:35
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Anakonda, tan grande es el poema como el mismo Mandela; me inspira mucha fe en la humanidad su obra, el saber que tenemos a un hombre como él entre nosotros. Henley fue un grande también, una vida trágica, pero siempre superando adversidades.

Un precioso lunes para ti también, besos.

29 de noviembre de 2010, 9:51
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Lady Darcy, qué gusto saber que te encuentras mejor de salud, y que podemos tenerte por aquí. A veces el señor Blogger se nos pone rebeldes y nos juegas estas pasadas, muchas gracias por avisarme para pasar a leer la historia.

En cuanto al poema, es cierto que Mandela es un hombre extraordinario, y estoy feliz de haber visto esta película, por lo buena, y porque me recordó este poema precioso y cargado de verdad que ya había olvidado. Cada quien es dueño de sus actos y de su destino, algo para tener claro.

Un beso, feliz semana.

29 de noviembre de 2010, 9:53
Responder
Fiona

comentou...

que belleza de poema
me encanta
todooooooooooo
todas las frases
para enmarcarlo
como veras poniendome al dia con los blogs amigos
besote

30 de noviembre de 2010, 16:50
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Este poema es precioso, Fiona, para memorizarlo y tenerlo muy presente en esos momentos dificiles que no faltan nunca, especialmente esas dos últimas frases que lo dicen todo.

Un besote, amiga.

1 de diciembre de 2010, 17:39
Responder

Publicar un comentario

Argonautas que pasaron