03 enero 2011

DESPIDIENDO LA NAVIDAD

Las fiestas de fin de año han pasado ya, y tan solo nos queda el Día de Reyes, que al menos en mi país no es tan celebrado como me gustaría, pero conservo la ilusión de la infancia.

Espero que pasaran unas muy lindas fiestas con sus familias, amigos, y que este año que ha empezado ya, esté colmado de amor y mucha felicidad.

Pensaba en qué postear el día de hoy, empezando ya la semana, y muchas cosas me pasaron por la mente, pero recordé que justo para Navidad cumplió años una querida amiga, así que le escribí un pequeño cuento que deseo también compartir con ustedes. No es precisamente alegre, pero creo que tiene cierto toque de esperanza, ya que el final quedó abierto para que de acuerdo a su ánimo, cada quien le de el cierre que mejor le parezca. Que tengan una linda semana.




EL MÚSICO

El sonido de un acordeón se oía en la calle desierta y cubierta por la nieve.

El vecindario podría ser cualquiera, ese en el que vives, tal vez; y la casa de al lado aquella en la que el músico fijó la mirada sin dejar de tocar.

Y cada paso que daba para acercarse a la angosta puerta, parecía requerir tanto esfuerzo, que se detenía con frecuencia para recuperar ánimos. Pero sus dedos seguían ágiles sobre las teclas, sin alterar una sola nota de su melodía.

Se sentó en el portal, sin disimular una mueca por el frío que traspasaba su ropa, y siguió tocando.

Pasaron varios minutos, y de pronto, una a una fueron encendiéndose las luces de cada casa, menos de aquella que en cierta medida le cobijaba.

Poco a poco, puertas se abrieron, rostros cubiertos por gorros se asomaron con cuidado, deteniendo la vista en el espectáculo de aquel hombre que parecía ensimismado en su música, ajeno al alboroto que ocasionaba.

Los vecinos parecían indecisos respecto a cómo reaccionar, ¿debían llamar a la policía? Después de todo, la música era hermosa, y no le hacía daño a nadie. Pero era ya muy tarde, y los niños debían ir a dormir; entonces, ¿qué hacer?

En lo que se reunían para discutir, uno de los niños más pequeños, quizá confundido porque los adultos no tomaban una decisión, se acomodó bien la bata que lo cubría, y con paso seguro, cruzó el pequeño camino, hasta llegar al lado del músico. Cuando su madre reparó en sus intenciones, quiso retenerlo, pero algo debió ver en la mirada de su hijo, que le hizo cambiar de opinión, y se resignó con mantenerse a un par de pasos de distancia.

Una vez que estuvo lo bastante cerca para observar al hombre, el niño entrecerró los ojos, concentrado en que no se le escapara nada. La cabeza cubierta por la que solo asomaban unos ojos apagados, con la espesa barba tan larga, que casi rozaba su raído suéter; los dedos callosos y sin guantes que recorrían las teclas del acordeón, y el suave vaivén de sus brazos, que se adivinaban delgados.

Si el hombre encontró incómoda esa minuciosa inspección, no dio muestras de ello, pues la melodía continuó fluyendo con la misma naturalidad.

—Hace frío.

La evidente observación del niño hizo sonreír con ternura a su madre, pero guardó silencio.

—Pronto será Navidad, ¿sabe? Debo esperar a mañana para abrir mis regalos, ¿sabe? No puedo hacerlo ahora, pero sí tomar chocolate, ¿usted no quiere chocolate? Es bueno.

La cháchara del pequeño recibió tan solo una lenta sacudida de cabeza de parte del músico, lo que en cierta medida ofendió a la madre, porque el gesto de su hijo le pareció muy generoso. Ella no habría tenido problemas en compartir una bebida caliente con este hombre.

—No lo van a oír, aquí no vive nadie, venga con nosotros.

La mujer pestañeó al escuchar las palabras del pequeño. ¿Tendría razón? ¿Era eso lo que el músico hacía? ¿Tocaba para…la casa? Pero de ser así, su niño estaba en lo cierto al afirmar que nadie lo escucharía allí; hasta donde sabía, esa casa llevaba mucho tiempo deshabitada.

Empezaba a impacientarse por la indiferencia del hombre, que no podría dejar de tocar ni siquiera por un segundo para atender la bondad de su hijo, y le frío empezaba a calar en sus huesos.

—Vamos, hijo, deja al señor tranquilo; tal vez quiere estar a solas.

—No, él quiere tocarle a la casa, ¿no ves? Pero nadie le oye—el chiquillo sacudió la cabeza—sus dedos están morados, tiene frío.

El niño miró sus propias manos, dándoles vuelta en el aire, como midiéndolas.

—Ya vuelvo.

La madre no atinó a detenerlo, pero suspiró aliviada al ver que se dirigía de vuelta a su casa. Le habría seguido sin dudar de no ser porque prometió regresar; tendría que esperar un momento más.

Respiró sobre sus manos enguantada para transmitirse un poco de calor, y apoyó la espalda sobre uno de los pilares del rellano.

—Mi hijo dice la verdad, nadie vive aquí desde hace años, no pueden oírlo, es inútil.

El músico cabeceó, asintiendo, dando a entender que eso ya lo sabía.

La mujer suspiró, entre confundida y exasperada; entonces era cierto, le tocaba a la casa.

—¿Lo sabe? ¿Y por qué está aquí? Mire, sólo llevo unos meses en el vecindario, pero estoy segura de que nadie llamará a la policía, ni se quejará, ¿seguro de que no quiere venir un momento a nuestra casa?

Esta vez, el hombre levantó un poco los ojos, sin deja de tocar, y pareció conmovido por el gesto, pero negó una vez más.

Cuando la mujer sintió que su paciencia la paciencia se le había agotado ya, su hijo regresó corriendo con un bulto en los brazos.

—Papá dice que está bien.

Con esfuerzo, extendió la manta que traía, y la posó sobre los hombros del músico, que asintió en señal de agradecimiento. Luego, el niño se llevó la mano al bolsillo, y sacó un par de guantes, que dejó sobre la rodilla del hombre.

—Cuando quiera parar un momento, se los pone y viene a vernos, ellos van a entender—alargó una mano a su madre—vamos.

La mujer dudó, sin comprender las palabras del niño, pero le hizo caso, y tras una última mirada al extraño, se dejó guiar de vuelta a casa.

Apenas atravesaron la cerca, el chiquillo la jaloneó para que se pusiera a su altura, y le susurró unas palabras, mirando hacia atrás cada tanto.

—El vecino el dijo a papá que ese señor vivía allí, pero su familia murió, y él se fue. A veces vuelve a tocarles, pero hace mucho que no lo veían; a lo mejor vino porque es Navidad y quiere estar con ellos.

Su madre se enderezó, sorprendida, pero no giró como su hijo a ver al músico de nuevo, sólo cerró los ojos y se concentró en el sonido de ese acordeón que no paraba, con una sonrisa triste.

Se enjugó un par de lágrimas con rapidez, le acarició el cabello al pequeño, y juntos entraron a la casa, dejando las luces del pórtico y el vestíbulo encendidas, con la esperanza de que en algún momento de la noche, un golpeteo a la puerta les indicara que su invitación había sido atendida.


20 ♥ Comentarios

Luciana

comentou...

Qué historia más bonita!
Es verdad que ya se terminan las fiestas, sólo queda Reyes, que ha ido perdiendo importancia, pero que en mi familia, sigue siendo celebrado.
Besos.
PD: no te olvidés de dejarle agua y pastito para los camellos ;)

3 de enero de 2011, 8:22
Responder
Roos

comentou...

Qué historia tan linda y tan conmovedora!!! Cada uno vive su propia Navidad, es así!!!
Si, vienen los Reyes, habrá que comprales algo a los sobrinos, no queda otra!!!
Besitos Aglaia y gracias por ser tan dulce!!!
Roos

3 de enero de 2011, 8:50
Responder
Tracy

comentou...

¡Qué ternura!

3 de enero de 2011, 9:00
Responder
MariCari♥♥♥♥♥♥♥

comentou...

Precioso relato... ¡Es Navidad!
Aglaia, es Navidad en tu relato... porque es muy humano... y musical... justo como tiene que ser la Navidad ¿verdad?
Me ha encantado...
Gracias por compartirlo...
Bss.

3 de enero de 2011, 11:11
Responder
Wendy

comentou...

Verdaderamente hermoso Clau, es el espiritu de la Navidad, poder compartirla con los seres queridos.
Es triste pero llena de ternura.
Muchas veces la inocencia con su sensibilidad percibe cosas que otros ni tan siquiera entienden.
Precioso regalo para tu amiga.
Besos!

3 de enero de 2011, 14:31
Responder
gaviota

comentou...

ya solo queda el dia de reyes, aun recuerdo cuando era niña y la añoranza deja despertar unas tenues lagrimas feliz año preciosa besitos gaviota

4 de enero de 2011, 0:49
Responder
Andri Alba

comentou...

Hola, guapísima. Tú eres un ser especial. Muchísimas gracias por el comentario que dejaste en mi blog. Muy lindo, como lindo es este cuento que has compartido con nosotros tus amigos bloggeros. Yo creo que él aceptó la invitación y compartió ese chocolate caliente con la familia. Claro, después de haber tocado un rato más al recuerdo de su familia enfrente de la casa. Seguro que su familia le escuchó, pues nadie muere del todo, siempre queda el recuerdo vivo y eso a veces, a los que estamos vivos, nos mantiene vivos, valga la redundancia, pues los recuerdos son necesarios para vivir. Son parte de nosotros. Un poco triste, pero de una ternura muy grande.

Un abrazo inmenso, corazón, por estar y tenerme presente. Me encanta tu compañía.

Yo

4 de enero de 2011, 7:40
Responder
Fiona

comentou...

AGLAIA,MUY LINDA LA HISTORIA!!!!!+UNICA
REYES ES MI FIESTA FAVORITA
ALGO HARE EN EL PANTANO!!!!
Y COMO DIJO LUCIANA ANO OLVIDARSE DE LOS REGALITOS Y DE LOS RITUALES

4 de enero de 2011, 15:57
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Luciana, qué bueno que te gustó la historia.

Y lo de los Reyes te cuento que aqui no es muy celebrado, nosotros tenemos las costumbres por las antiguas generaciones de inmigrantes que llegaron, pero de por sí, se ha ido perdiendo. Igual, separo mi pastito y el agua, que esos Reyes se lo merecen después de semejante viaje.

Que vaya todo genial, un besote.

4 de enero de 2011, 19:31
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Roos, aquí seguimos con el espíritu, claro que sí, al menos hasta el seis.

¿Sabes que aquí es muy raro hacer obsequios por Reyes? pero es una bella tradición que me alegra conserves.

Besos.

4 de enero de 2011, 19:32
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Qué linda tu frase, Tracy, con eso me dices mucho.

Mil besos.

4 de enero de 2011, 19:32
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

MariCari de mi corazón, gracias por leerlo y me alegra que te gustara. Sí que es musical, y debe serlo más que nada porque escuchaba mucho a Yann Tiersen mientras lo escribía.

Mil gracias por tus dulces palabras, amiga, mil besos, y todo mi cariño.

4 de enero de 2011, 19:34
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Wendy, qué encanto eres :)

Creo que no hay ser más inocente que en su maravillosa sensibilidad pueda captar estos maravillosos detalles como un niño.

Me alegra que te gustara, un beso.

4 de enero de 2011, 19:34
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Gaviota, también llevo muchos recuerdos a la espalda, pero también son bellos, y las lágrimas tienen su añoranza bonita, así que me zambullo en ellos.

Mil besos.

4 de enero de 2011, 19:35
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Andri, querida, qué lindas palabras, muchas gracias.

También mi espíritu esperanzado gusta de creer que sí aceptó la invitación y que por un momento pudo compartir el cariño de esta buena familia.

El mundo está lleno de personas así, que viven entre recueros, con mucho pesar en el corazón, pero también con esa vieja añoranza que puede ser felicidad por lo que existió.

Besos.

5 de enero de 2011, 8:01
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Fiona, me alegra que te gustara la historia.

Comentaba que nosotros, más allá de la Rosca de Reyes, pues no tenemos muchas tradiciones al respecto, o se han ido perdiendo, así que con mucho cariño lo recordaré y a ver si puedo postear algo :)

Mil besos, que vaya todo bien.

5 de enero de 2011, 8:02
Responder
Anakonda61

comentou...

Aglaia una historia muy bonita y tierna...y he leido que no celebrais la llegada de los Reyes Magos cargados de regalitos...aquí también hay gente que prefiere a Santa Claus...pero a mi me gusta mucho ver como los niños disfrutan con la llegada a cada ciudad de los Reyes...los pobres alucinan!!! casi se les salen los ojos de las órbitas al verlos tan cargados de sacos...
bueno...te dejo un montón de besos para que los encuentres al levantarte....

5 de enero de 2011, 11:36
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Anakonda, me alegra que te gustara la historia, tan linda, y la verdad que aquí casi no se celebra la llegada de los Reyes, las tradiciones se van perdiendo, pero la ilusión siempre queda, y eso es lo importante.

La ilusión de los niños es hermosa y vale complacerlos, que por verlos sonreír ya está todo el esfuerzo pagado.

He recibido estos besos como un regalo maravilloso, mil gracias, toma también algunos míos, cargados de cariño.

6 de enero de 2011, 10:44
Responder
princesa jazmin

comentou...

Como todos tus cuentos, éste irradia ternura a manos llenas.
Espero de todo corazón que hayas tenido hermosos momentos de felicidad junto a tus seres queridos en estas fiestas que, ahora sí, ya pasaron todas :(
Un abrazo,Jazmín.

8 de enero de 2011, 7:08
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Princesa querida, qué bueno tenerte de vuelta por aquí.

Me alegra que te gustara el cuentinto, que le puse mucho cariño, y sí que toda la ternura posible, porque la época nos llena de emociones positivas y eso es genial.

Un besote.

8 de enero de 2011, 7:46
Responder

Publicar un comentario

Argonautas que pasaron