24 febrero 2014

EL HÉROE DISCRETO



Dos hombres puestos a prueba por la vida descubren el verdadero sentido del coraje y la lealtad.

El héroe discreto narra la historia paralela de dos personajes: el ordenado y entrañable Felícito Yanaqué, un pequeño empresario de Piura, que es extorsionado; y de Ismael Carrera, un exitoso hombre de negocios, dueño de una aseguradora en Lima, quien urde una sorpresiva venganza contra sus dos hijos holgazanes que quisieron verlo muerto.

Ambos personajes son, a su modo, discretos rebeldes que intentan hacerse cargo de sus propios destinos, pues tanto Ismael como Felícito le echan un pulso al curso de los acontecimientos. Mientras Ismael desafía todas las convenciones de su clase, Felícito se aferra a unas pocas máximas para sentar cara al chantaje. No son justicieros, pero están por encima de las mezquindades de su entorno para vivir según sus ideales y deseos.

Viejos conocidos del mundo vargasllosiano aparecen en estas páginas: el sargento Lituma y los inconquistables, don Rigoberto, doña Lucrecia y Fonchito, todos moviéndose ahora en un Perú muy próspero. Un libro lleno de humor, con elementos propios del melodrama, donde Piura y Lima ya no son espacios físicos, sino reinos de la imaginación poblados por los personajes del gran escritor que es Mario Vargas Llosa.



Alguna vez me preguntaron en un comentario si me gustaban todos los libros que leo porque usualmente soy muy entusiasta en las reseñas y me quedé en responder entonces, pero justo ahora, luego de terminar este libro, recordé esa duda. La respuesta es muy sencilla y es que al ser este un blog de temática variada, por lo general solo comento aquello que me entusiasma, sean libros, películas, series, citas, lo que sea. No lo sé, siento que si algo no me gustó, no tiene mucho sentido hablar al respecto; por allí que lo comento en Twitter, pero dedicarle toda una entrada me resulta un poco agobiante; creo que el tiempo dedicado a  leer/ver/oír algo que a la larga no me gustó es suficiente. O tal vez solo soy una perezosa que no encuentra las energías necesarias para ponerse a escribir de algo que no le ha gustado y prefiere dejarlo pasar. Cualquier posibilidad es tan buena como cualquier otra, supongo, y quizá la segunda tenga un poco más de peso... 

Bueno, decía que recordé esta pregunta porque acabo de terminar El héroe discreto, el último libro de Vargas Llosa y me encuentro en esa fina línea difícil de cruzar en la que nos encontramos con frecuencia las personas a las que nos gusta leer. Terminamos un libro y nos quedamos con una idea rondando: "¿Me gustó o no me gustó?" Un poco en plan Hamlet, pero sin la calavera. 




Será que desde hace un tiempo no logro entusiasmarme con los libros de este autor y eso me provoca una pena tremenda, porque lo admiro como escritor, ha creado obras fantásticas y tiene un merecidísimo Premio Nobel (el único ganado por un compatriota, además, cosa seria), de modo que le tengo una consideración muy especial. Supongo que cuando has escrito una novela como Conversación en la catedral resulta difícil superarte, y quizá de eso se trata; leer cada obra de Vargas Llosa esperando encontrarte con una obra maestra es muy injusto para con él y para con nosotros como lectores. Es mejor leerlo con la mente abierta y bien dispuestos a saber qué es lo que nos ofrece esta vez el autor. 

En el caso de El héroe discreto, tras mucho pensarlo, he llegado a la conclusión de que es un buen libro, entretenido, con una trama interesante y que si bien cae en una sencillez que puede parecer un poco ingenua, está fuertemente relacionada con el tono del libro en sí. Después de todo, la novela trata dos historias en las que los protagonistas son dos hombres muy discretos, íntegros, y con una forma de ver la vida bastante simple y básica, la misma que los lleva a realizar actos que, vistos con franqueza, son sencillamente heroicos, propios de los héroes de nuestros días, de los que no llevan capas ni antifaz, sino que enarbolan su decencia como el mayor de sus súper poderes.

De modo que sí, he llegado a una conclusión, y es que si bien esta novela no me ha entusiasmado de una forma especial, sí que me ha gustado, incluso más que las últimas obras escritas por el autor, y eso es algo para agradecer. Y aquí estaré, en espera del próximo libro de Vargas Llosa, y seguro que lo leeré, y me dejará pensando, como siempre, porque esa es una extraordinaria habilidad que este autor jamás perderá: no hay manera de cerrar un libro suyo y no reflexionar acerca de él. Después de todo, de eso se trata la literatura, ¿cierto? ¿Y ustedes qué tal se llevan con este autor? 

12 ♥ Comentarios

ni brujas ni princesas

comentou...

Es sin duda un gran escritor, no he leído el libro y estoy de acuerdo contigo, no le dedicaría un post a hablar de algo que no me ha gustado, besos, ana.

24 de febrero de 2014, 12:21
Responder
Lourdes

comentou...

¡Hola Claudia! He leído a Vargas Llosa hace mucho tiempo, no es de mis autores preferidos pero me ha gustado leerlo. Tienes razón cuando un autor llega a producir un boom de su intelecto eso juega en su contra en el resto de sus obras a venir. Muy buena reseña amiga. Un beso grande.

24 de febrero de 2014, 16:45
Responder
Citu

comentou...

Uy yo adore a Vargas Llosa en la cuidad y los perros, no se si me anime a leer , este nuevo libro . Tal vez me animem te mando un beso y te me cuidas.

24 de febrero de 2014, 17:52
Responder
Eva

comentou...

Yo tengo ganas de leer este libro. He leído poco a Vargas Llosa

25 de febrero de 2014, 2:24
Responder
Tizire

comentou...

No sé que me pasa con este autor que me da reparo leer algo suyo: creo que una vez empecé a leer alguna de sus obras y me aburrió tanto que, desde entonces, lo he descartado como autor para leer. Últimamente estoy cambiando de opinión, porque me han recomendado obras suyas (de las primeras, sobre todo), que dicen que están genial, así que elegiré alguna de esas antes de tu recomendación de hoy, que aunque finalmente te ha gustado, veo que no te ha entusiasmado lo suficiente. 1beso!

25 de febrero de 2014, 2:42
Responder
Lady Aliena

comentou...

No he leído nada de Vargas Llosa, y mira que me lo han recomendado. Con algunos autores hispanoamericanos no logro conectar. No sé si con él me pasaría igual.
Besos.

25 de febrero de 2014, 8:59
Responder
Raquel Campos

comentou...

Es uno de los autores que tengo pendiente de leer. He visto muchas opiniones sobre sus libros y me llaman mucho, así que me lo anoto para hacerle un hueco en cuanto pueda!!

Besos!!

25 de febrero de 2014, 11:56
Responder
U-topia

comentou...

Me gusta bastante Vargas Llosa y he leído muchas obras suyas.Es cierto que no siempre está igual de atinado y hay obras mejores que otras. La que comentas no la he comprado todavía y, aunque dudas, parece que al final te inclinas por considerarla una buena lectura. Casi seguro que la leeré.

Un abrazo!!

25 de febrero de 2014, 14:05
Responder
Angela Leon

comentou...

Pues he leído un par de libros suyos pero no es santo de mi devoción. Me ha aburrido casi siempre y suelen ser lecturas complejas que no me relajan en absoluto.

Bs.

25 de febrero de 2014, 14:19
Responder
Margari

comentou...

De este autor he leído cosas buenísimas y otras que me han aburrido, así que nunca sé qué esperar de él. Parece por lo que cuentas que ésta podría incluirla entre las primeras, así que no la descarto.
Besotes!!!!

25 de febrero de 2014, 15:09
Responder
Lesincele

comentou...

Yo es que todavía no me he estrenado con el autor...de hecho no sé si tengo algo de él apuntado. Esta no me ha atraído especialmente la verdad.
Un beso!

26 de febrero de 2014, 10:08
Responder
Jesús

comentou...

Los acercamientos que he tenido a la narrativa de Vargas Llosa siempre me han hecho plantearme la cuestión que aquí propones, esto es, decidir si cruza la línea de libros que me han gustado, o bien se quedan a un paso de la meta. Todavía no he encontrado una novela del autor que me convenza al cien por cien. Por suerte la que reseñas aquí la tengo en casa, por lo que volveré a darle otra oportunidad, a pesar de que no entre a formar parte de tus favoritas. ¡Un abrazo!

1 de marzo de 2014, 3:14
Responder

Publicar un comentario

Argonautas que pasaron