07 abril 2011

DE MARIANNE

Una amiga cumplió años estos días, y le encanta la historia de Sentido y Sensibilidad, especialmente el Coronel Brandon, así que me permití tocar esta historia de Austen, porque no había escrito jamás de mi autora favorita, para dárselo como regalo de cumpleaños, y lo comparto también con ustedes, que sabrán disculpar mis muchos fallos, y entenderán estas pocas letras como un homenaje a una escritora a la que admiro profundamente.


Marianne creyó alguna vez que lo sabía todo, o casi todo, y que aquellas pequeñas lagunas de su ignorancia podrían ser fácilmente ocupadas por su más que fértil imaginación.

Tuvo la plena seguridad, alguna vez, de que solo una voz podría emocionarla hasta las lágrimas al recitar un poema, pero descubrió muy pronto que existía otra, una muy distinta a la que no le prestó en su momento la debida atención, la misma que conseguía hacerla retener el aliento en un momento de angustia, de pensar tan solo en que no la oiría más.

Ella, en el infinito dramatismo que a veces la embargaba, aprendió que no solo con las lágrimas es posible demostrar nuestros más profundos sentimientos.

Conoció el placer del silencio compartido, que muchas veces sustituía con gracia y encanto a las carcajadas de la juventud, vacías con frecuencia de esa sensación real y auténtica que solo la completa confianza otorga.

Comprobó, admirada, que sin importar cuánto tiempo pasara, la lealtad y el amor más ferviente pueden permanecer intactos. Y no lo descubrió en un libro, o en historias contadas por damas alrededor de un juego de té, sino en la vida diaria.

Aún en los momentos difíciles, cuando su temperamento la superaba y creía que ninguna de esas palabras dichas en un arranque de furia merecían perdón, agradecía infinitamente por la sabiduría y bondad del ser generoso que otorgaba el suyo sin recriminaciones, instándola sin necesidad de ello a no caer nuevamente en los mismos errores.

Si en algún momento dudó de la pasión contenida tras el semblante reservado del hombre al que entregó su futuro, se regocijaba ahora por su error, y anhelaba cada momento a solas, contando las horas para esos lapsos de tiempo en los que cada susurro era más valioso que todas las palabras dichas en voz alta.

Marianne, que descubrió muy pronto que su ignorancia sobrepasaba ampliamente todas sus estimaciones, se animaba a sí misma con la plena seguridad de que jamás, ni en sus más locas fantasías, o en los libros de cabecera, hubiera podido encontrar a un maestro más atento y digno de su amor como el que le acompañaba en el agradable camino del aprendizaje.

23 ♥ Comentarios

Roos

comentou...

Qué bella historia Aglaia!!!
Muy profunda y sensible, hermoso regalo para tu amiga, debe sentirse muy halagada!!!
Leyendo aquí y escuchando la lluvia afuera es muy hermoso!!!
Llueve como nunca!!!ja
Gracias por tus comentarios amiga y que termines lindo la semana!!!!!
Besotes
Roos

7 de abril de 2011, 11:15
Responder
Laura Uve

comentou...

Tu amiga debe estar feliz, el regalo es precioso...

Besitos

7 de abril de 2011, 11:36
Responder
Anakonda61

comentou...

Aglaia...menudo regalazo, tu amiga estará saltando de alegría...ya te voy dando la fecha de mi cumple para que tengas tiempo de prepararme algo tan bonito...uffff!!! se nota mucho que la envidia me corroe...jajajaja!!!!
Un montón de besos!!!!

7 de abril de 2011, 12:23
Responder
Carmen

comentou...

Preciosa entrada, Aglaia! Pero qué bien te expresas...
Besines,

7 de abril de 2011, 13:55
Responder
Luciana

comentou...

En una etapa de mi vida, cuando leí el libro y vi la película (unos veinte), me sentía muy identificada con Marianne. Los años, las desilusiones, los amores, etc, me convirtieron en una Elinor. No tiene nada de malo, supongo que es parte de madurar.
Besos y muy linda entrada.

7 de abril de 2011, 14:38
Responder
MariCari♥♥♥♥♥

comentou...

Querida Aglaia, es un regalo magnífico para tu amiga...y para nosotros, je ,je... que tenemos la dicha de poder leerte... y adorarte!!!!

Se me acelera el pulso porque quiero decirte tantas cosas juntas que me atraganto... has relatado las características de dos amores, no, de dos formas distintas de amar y que llegan a encontrarse convirtiéndose en una, como dos almas que se unen para formar una inmensa, especial... y basta con leer tu frase..."la misma que conseguía hacerla retener el aliento en un momento de angustia" Es espléndida, espléndida!!!!!

Pero claro, la he visto tantas veces la película... me gusta mucho, je ,je.. que he trazado mi propio razonamiento de lo que el director de la película y por ende Austen quieren transmitir como amor de partida... veras... no te parece que Marianne se enamora en un instante al ver el vigor del jinete, al héroe a caballo????? Sí, su amor parte de un momento romántico vigoroso... ¡Perfecto! y ahora el momento de enamorarse el Coronel... es un momento igual, entra en el salón mientras el pájaro cantor entona su trino... y él, la ve como una diosa del Olimpo, una sirena de Ulises con melancólicos cantos al más puro estilo de dama atormentada, su heroína sobre el piano, pero sosegada, delicada... Creo que es la cara y la cruz del mismo amor. Quizás esté equivocada, pero me parece que son dos amores que brotan de la misma fuente... que así lo dispuso nuestra Jane...
Bss... y felicidades cariño.

8 de abril de 2011, 0:51
Responder
Wendy

comentou...

Generosidad, templanza, confianza, silencios compartidos, palabras susurradas..ingredientes mqaravillosos para disfrutarlos en pareja, el brio de los primeros años ha de madurar en ese sentido y desde mi punto de vista es lo mejor.
Un regalo precioso.
Un beso y feliz fin de semana.

8 de abril de 2011, 3:26
Responder
Andri Alba

comentou...

Holaaaaaaaaaaaaaaaa, ay Dios, por poquito me pierdo mi regaloooo. Ay, mil gracias, me encanta, me encanta mucho. Es uno de los regalos más lindos que he recibido y más si viene de ti, con ese cariño ten precioso que nos expresas.

En cuanto a este post, me gusta Marianne, su personalidad. Tengo un poquito de ella, me veo a mi misma algo trágica y llorica o llorona.jajajajja. Pero también me veo divertida y jovial.

Y lo que mejor me sienta es tu maravillosa amistad.

Muchos besos mi querida amiga.

Mil gracias y buen finde,

Andri

Me llevé el regalo.

8 de abril de 2011, 3:59
Responder
Dulce Libertad

comentou...

Hola Aglaia, me encantan tus descripciones de peliculas o libros, realmente uno se queda con las ganas de leer, o ver de vuelta una pelicula. Gracias por compartirlo, cariños, Graciela

8 de abril de 2011, 7:49
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Roos, qué delicia la lluvia, me encanta, y si viene acompañada de un poco de frío la aprecio aún más, me encantaría que empezara la temporada aquí, aunque lo nuestro son más garúas.

Me alegra que te gustaran las palabras, amiga mía, es un gusto para mí.

Besos.

8 de abril de 2011, 10:50
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Laura, gracias por las palabras, qué bueno que te gustó, y sí, a mi amiga le alegró y eso me da mucho gusto.

Besos, feliz finde.

8 de abril de 2011, 10:50
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Anakonda de mi corazón, pues dame la fecha y dime de qué iría la cosa, te lo digo en serio, que verás, como a muchas de mis amigas las tengo tan lejos, nos resulta mucho más práctico, y valgan verdades, económico en estos tiempos, hacernos estos regalos de letras, que también, en nuestro caso, tienen mucho más valor que los materiales.

Tú dime, que yo espero atenta.

Un besote.

8 de abril de 2011, 10:52
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Carmen, gracias, viniendo de una lectora tan buena como tú, que sabe tanto, son maravillosas palabras.

Besos.

8 de abril de 2011, 10:53
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Luciana, tienes toda la razón, porque una crece, y con la experiencia creo que cambia, es parte de la madurez, aún cuando pienso que la esencia de la persona permanece intacta. Aún cuando en cada test de Austen que hago me sale Marianne, creo que tengo mucho de Elinor también, que es un personaje admirable.

Besos.

8 de abril de 2011, 10:55
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

MariCari de mi corazón, tú siempre encuentras las palabras más nobles para compartir, y sabes lo mucho que lo aprecio.

No podría escribir y no compartirlo con ustedes, y menos tratándose de una obra de Austen porque más allá de mi mediocridad, que sé la tengo, y mucha, todas amamos a la autora y su mundo y sabrán comprender y perdonar mis errores.

Creo que Marianne y el Coronel eran inmensamente distintos, pero en ello reside también el amor, en conocerse y amarse, en mi opinión, ese es el verdadero.

Ahora, tu teoría es extraordinaria, y algo de ello había pasado por mi mente. Mira que el amor de Marianne fue como un rayo, ¿no? Fue verlo y enamorarse de inmediato, pero no sé qué tanto haya de verdad en un amor así, se lo atribuyo más que nada a su temperamento apasionado. El Coronel, en cambio, aún sabiéndose no correspondido, alimentó esa admiración hasta convertirla en amor profundo. Y Marianne, que no sabía de puntos medios, en cuanto decidió darle el sí lo amó con la misma pasión, lo que me alegra, porque se lo merece y mucho.

Gracias por las preciosas palabras que viniendo de mi jardinera de letras, significan mucho.

Un besote.

8 de abril de 2011, 10:59
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Wendy, totalmente de acuerdo, son esos valores lo que hacen el amor verdadero, el conocer a la persona, el aprender a su lado, eso es lo que nos enamora, no creo mucho en los flechazos :)

Un besote para ti, feliz fin de semana.

8 de abril de 2011, 11:00
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Andri, qué gusto que te agradara el obsequio y qué placer que te lo lleves para que adorne tu hogar, yo feliz.

Me enternecen tus palabras, también tengo mucho de Marianne, lo bueno y bastante de lo malo, me temo, pero así somos las personas, de todo hay, y pensar que Jane, de O&P siempre me ha parecido el epítome de una mujer noble y generosa, tanto como Elinor.

Mil besos para ti, amiga querida, mucho optimismo y buena vibra para cumplir nuestros deseos.

8 de abril de 2011, 11:02
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Graciela, espero que te animes a leer o darle una nueva mirada a Sentido y Sensibilidad, que el libro y las películas son buenísimas, gracias por las palabras :)

Besos, feliz finde.

8 de abril de 2011, 11:03
Responder
Francisco

comentou...

Un saludo Aglaia, esta novela la lei hace muy poco y de verdad que me encanto.

8 de abril de 2011, 15:45
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Bienvenido, Francisco, me alegra que te gustara la novela, es realmente preciosa, magro mi homenaje, pero con mucho cariño.

Saludos.

8 de abril de 2011, 21:22
Responder
Fiona

comentou...

aglaia,que bello relato.
Digno de tu talento....
jajaaj resulto que cuando realize el quiz test de que heroina de jane Austen era ,me salio Mariane...y si es que muchas tuvimos nuestros apasionamientos...e idealizamos el amor...hasta descubrir que esta de otra forma ,mucho mas real y mucho mas profunda!!
que linda entrada y que bueno ver gente nueva!

9 de abril de 2011, 17:08
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Qué gusto que te haya parecido bonito, Fiona, lo hice con mucho cariño y no poco miedo, ya sabes que Austen es cosa seria.

Ya sabes que tengo aquí el test y también me salió Marianne, y me da gusto porque me cae muy bien, y aún algo más para tener en común :)

Un besote.

12 de abril de 2011, 9:14
Responder
noe

comentou...

Querida Aglaia, te felicito por tu enorme sensibilidad y por este texto.
Yo, como dije ya en el blog de Wendy, no he leído nada de Jane Austen (prometo hacerlo en un futuro próximo) pero me alegra que eligieses este texto para la fiesta de presentaciones de pololos que organizaron Mari Cari y Wendy.

Y totalmente de acuerdo: no sólo con lágrimas es posible demostrar nuestros más profundos sentimientos". Que me lo digan a mí, que tengo que meterme el dedo en el ojo para poder llorar... :)

13 de junio de 2011, 4:42
Responder

Publicar un comentario

Argonautas que pasaron