15 octubre 2010

MES MORADO EN LIMA


No sé si habrán oído mencionar alguna vez la historia de El Señor de los Milagros, el ícono religioso más querido por la comunidad católica en Lima.

No soy una persona del tipo religiosa convencional, digamos, pero sí soy creyente, y aunque normalmente vivo mi fe de un modo muy personal, esta historia siempre me ha conmovido.

Cuentan los cronistas que a mediados del siglo XVII, en la Lima Virreynal, cuando existía aún la esclavitud, en uno de los asentamientos más pobres de la ciudad, donde vivían los esclavos que llegaban de África ocurrió un hecho extraordinario. Se dice que uno de ellos, de origen angoleño, pintó al Cristo crucificado en una frágil pared hecha de barro y paja, lo que nosotros llamamos "adobe". En un inicio, sólo los residentes de la zona se acercaban a rezar al lugar, pero el 13 de Noviembre de 1655 se produjo un terrible terremoto en Lima, que dejó la ciudad en escombros. Sin embargo, para sorpresa general, el muro y la imagen quedaron intactas.

En tiempos difíciles, la fe despierta hasta en las personas menos creyentes, así que muchos residentes de la ciudad se volcaron a este lugar para visitar la imagen. Esto no le gustó nada al Virrey de la época, que no entendía tanta adoración en un lugar tan humilde, y hasta creyó que esto llevaría a los esclavos a la rebelión, por lo que mandó destruir la imagen. Aqui ya hay muchos mitos, y no se sabe qué tanto  haya de cierto en hechos, pero conociendo a las autoridades de la época, si no lograron su propósito, fue porque algo más poderoso que ellos no se lo permitió. Se dice que cada pintor o soldado que era enviado a pintar sobre el muro, daba muestras de un terror profundo, o manifestaban que habían visto "algo". Qué era ese algo, pues en gran medida queda en el misterio. Aún así, el Virrey no se quedó tranquilo y siguió con su empecinamiento de querer destruir la imagen, pero la naturaleza le salió al paso, porque el 6 de octubre de 1687 un maremoto azotó Lima, y nuevamente se llevó buena parte de la ciudad, incluida la capilla que se había construido para la imagen del Señor, pero el muro no sufrió daño alguno. A la iglesia y las autoridades no les quedó otra que doblar la mano y consagrar su culto.



Mientras se reconstruía la capilla para la imagen, se hizo una copia al óleo para llevarla en procesión por las calles de Lima, pidiendo al Cristo Moreno, como también se le conoce, que apaciguara la ira de la naturaleza.

Las procesiones que parten del Convento de Las Nazarenas (en donde se guarda la imagen) se desplazan por diversos lugares, durando varios días de octubre, hasta retornar a su punto de partida.

Personas de todo el país, de distintos lugares del mundo, vienen a la Procesión, a compartir su fe, y todas las tradiciones relacionadas con el "Mes Morado", como le llamamos, ya que es normal ver desde niños pequeños hasta adultos mayores vestidos con el hábito del Señor de los Milagros, muchas veces por una gracia concedida, como es el caso de mi mamama, que prometió vestir el hábito cada mes de Octubre por haber superado una difícil enfermedad. Devotos orgullosos cargan el anda de casi dos toneladas por las calles de Lima, acompañados por sahumadoras, cantoras, y es realmente conmovedor ser testigo de esta muestra de fe.



Tenemos también la costumbre de comer turrón de Doña Pepa, un postre limeño muy tradicional, que también tiene su historia. Una esclava, llamada doña Josefa, a quien le decían también doña Pepa, sufría de una enfermedad muy dolorosa, y un día, al asistir a la Procesión, tras pedir un milagro, se curó, y la noche siguiente, tuvo un sueño, donde se vio a sí misma preparando este delicioso dulce. Tan pronto como despertó, siguió la receta soñada, y desde entonces, este postre se ha convertido en uno de los más típicos del mes.



En fin, que mitos hay muchos, y seguro en todas partes del mundo deben de haber miles de historias similares, pero quería compartir esta en particular con ustedes, para que sepan un poco más de mi tierra, quienes no la conocen.

Que tengan un lindo fin de semana.

22 ♥ Comentarios

Bijoux Roos

comentou...

Qué lindo que nos cuentes todo esto amiga, no lo sabía!!! Y qué rico debe ser ese turrón!!!
Que tengas el mejor finde y gracias por tus visitas y comentarios tan dulces!!!
Besote!!!
Bijoux Roos

15 de octubre de 2010, 11:29
Responder
Anakonda61

comentou...

Preciosa historia Claudia...me gustan todas las leyendas, mitos, historias, ó como cada uno prefiera llamarlas...y se me parte el alma..es terrible intentar destruir aquello que no entendemos o conocemos...muchas veces nos somos capaces de ver más allá de nuestras narices!!!!
Feliz Finde...disfruta!!!!

15 de octubre de 2010, 22:44
Responder
alma

comentou...

pues no sabía nada, pero siempre está bien aprender algo.

es impresionante ve la masa de gente q profesa.

por cierto, las bolitas del postre son anises verdad?

besos y buen fin de semana


alma

16 de octubre de 2010, 1:34
Responder
Magui

comentou...

Querida Agalia, qué preciosa historia!... muy conmovedora... qué bueno conservar aun y transmitir valores de esperanza, de unión, de fé... conozco el santo pero no tenía idea de su historia... ahora ya conozco un poquito más de tu tierra y sus anécdotas... que tengas un lindo finde y nos leemos el lunes!... besitos

16 de octubre de 2010, 6:53
Responder
Anto

comentou...

Uf, ese turrón tiene una pinta estupenda, se me hace la boca agua sólo de verlo.

Un beso

16 de octubre de 2010, 8:17
Responder
Luciana

comentou...

América Latina está llena de esas historias por su profundo pasado católico.
En Salta, donde estuve hace poco, se celebra la fiesta del Sr y la Virgen del Milagro, que también los salvó de una catástrofe natural.
El dulce tiene buena pinta, da ganas de probarlo.
Besos y perdón por estar desaparecida, temas de salud.

16 de octubre de 2010, 8:26
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Roos, me alegra que te gustara la entrada, para mi siempre es un gusto pasarme por tu blog, con tantas cosas lindas que compartes con nosotros.

El turrón es delicioso, cosa de otro mundo, ya les contaré algo más al respecto :)

Que tengas un lindo fin de semana, muchas gracias por la visita y la buena vibra. Besos.

16 de octubre de 2010, 8:28
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Anakonda, hola, compartimos ese gusto por conocer mitos e historias de cada pueblo; en lo personal, me emociona mucho saber de otras culturas, lo que une a los seres humanos, que tanta falta nos hace justamente eso, la unidad.

Es vergonzoso y forma parte de la historia, no sólo antigua, ese horrible afán de censurar o destruir lo que escapa a nuestra comprensión.

Feliz fin de semana, muchos besos.

16 de octubre de 2010, 8:32
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Alma, según he oído, esta es la procesión que agrupa a más fieles en la región, aunque no sé qué tan cierto sea eso; lo que si sé es que la cantidad de gente que se aglomera es impresionante, una verdadera locura.

Las bolitas del postre son los que nosotros llamamos grageas de caramelo, mira que a lo mejor y en tu patria les llaman anises. En todo caso, es más que delicioso en su conjunto, eso es seguro:)

Besos, feliz fin de semana.

16 de octubre de 2010, 8:46
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Magui, linda, qué bueno saber de ti.

He oído que en muchos países del mundo se conoce al Señor de los Milagros por los mismos peruanos que llevan la fe cuando salen del país, hasta vi algunos reportajes en los que se hacen mini procesiones en los lugares más lejanos; es cierto eso de que la fe no conoce fronteras.

Todo aquellos que una a un pueblo, como es en este caso, por la fe, es conmovedor, algo muy lindo, me alegra que te gustara su historia.

Muchos besos, nos leemos pronto, buen fin de semana.

16 de octubre de 2010, 8:49
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Anto, hola, el turrón no solo tiene buena pinta, sino que de verdad es delicioso. Si algún día te vienes para Lima, tienes que probarlo, es un paso obligatorio, aunque escuché por allí que lo están exportando.

Gracias por pasar, un abrazo, que tengas un precioso fin de semana.

16 de octubre de 2010, 8:50
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Luciana, tienes toda la razón, porque nosotros aquí tenemos estas historias en cada provincia del país y sé de muchas otras alrededor de la región.

Con la llegada de los españoles, el catolicismo se hizo muy fuerte por nuestras tierras, pero siempre me ha llamado la atención como los pueblos de algún modo lograron fusionar sus creencias también, lo que se ve más en la zona andina; sus fiestas religiosas son una mezcla de fervor católico y mitos ancestrales a los dioses indígenas espectacular.

Seguro que las fiestas en argentina deben de ser impresionantes, ojalá algún día pueda darme una vuelta.

Espero que estés ya mejor de salud, amiga, mira que se viene el cumpleaños de Matthew y la princesa Jazmín ha prometido celebrarlo por todo lo alto. Por cierto, ¿sabías que será Athos en la nueva versión de Los Mosqueteros? Me emocioné mucho al enterarme, siempre ha sido mi favorito :)

Besos, cuídate, y que vaya todo bien, feliz fin de semana.

16 de octubre de 2010, 8:57
Responder
hecho está

comentou...

algo sabia de que era la peregrinacion, pero no conocia la historia... Gracias por compartirla..lo del turrron que ricooo yo quierooo.. tiene miel???

16 de octubre de 2010, 17:42
Responder
princesa jazmin

comentou...

Hola Aglaia!no conocía nada de esta historia, pero siempre me conmueven y me interesan los mitos o las leyendas relacionadas con la religión ,son muy interesantes.
Gracias por compartirlo, es lindo saber un poquito más de los lugares de origen de cada uno de nosotros y más si son tan coloridas como ésta.
Admiro profundamente a las personas que tienen tanta fe,y que no teman expresarlo.
Que tengas un lindo fin de semana también.
Un abrazo(en este caso morado y con sabor de turrón),jazmín.

16 de octubre de 2010, 19:56
Responder
Wendy

comentou...

Tienes razón Aglaía, por aquí también tenemos leyendas relacionadas con la religión que con el paso de los años no han perdido fuerza, muy al contrario siguen siendo objeto de culto para los creyentes. Nunca sabremmos cuanto hay de realidad y cuanto de ficción.
La historia del Cristo moreno es muy bonita, ha sido muy interesante leerla.
El pastelito tiene una pinta que uhmmmm dan ganas de darle un bocado.
Besitos.

17 de octubre de 2010, 0:29
Responder
MariCari♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

comentou...

El querido y travieso Anto me ha quitado el turrón de la boca... ja, ja.
Me gustan las historias... ¡Cuéntame más!!!
Bss.

17 de octubre de 2010, 8:26
Responder
don vito

comentou...

Hola bello blogg, preciosas entradas, te encontré en un blogg común,si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buen domingo tarde,besos.

17 de octubre de 2010, 9:29
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Hecho está, hola, qué bueno saber de ti. Si escuché que la imagen es conocida, pero seguro que su historia como que se pierde un poco, y mira que es muy linda.

El turrón tiene una miel de frutas deliciosa, te aseguro que no tiene pierde, a ver si por allí se consigue, que lo exportan.

Besos, feliz semana.

17 de octubre de 2010, 10:32
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Princesa Jazmín, querida, ¿cómo va todo?

Tienes toda la razón en lo que pones, es admirable que en estos tiempos las personas no teman expresar su fe y lo orgullosas que están de ella.

El mundo está lleno de historias similares, y me alegra poder compatir esta con ustedes, así como me entero poco a poco de sus lugares de origen.

Un abrazote morado y aturronado ¿? para ti también :)

Besos, feliz semana.

17 de octubre de 2010, 13:29
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Wendy, es muy cierto que en cada rincón del mundo encontramos mil historias y mitos, a cuál más impresionante; leía justo el otro día acerca de una costumbre en Venezuela, la de María Lionta, creo, que me llamó mucho la atención.

Una pensaría que con la modernidad estas cosas podrían perderse, pero me alegra ver que no es así, están casi tan vivas como al comienzo.

El turrón es de primera, muy recomendable, aunque trabajozo de preparar, pero sé que lo exportan ;)

Besos, feliz semana.

17 de octubre de 2010, 13:31
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

MariCari, amiga de mi corazón, coge más turrón, que Anto no podría con todo, es muy dulce, y hay bastante ;)

Si que continuaré contándoles algo de mi tierra, a ver si tú haces otro tanto.

Un besote, feliz semana.

17 de octubre de 2010, 13:33
Responder
Aglaia Callia

no comando :)

Don Vito, sé más que bienvenido, un placer tenerte por aquí, ya me pasaré por tu casa, adoro la poesía.

Un abrazo, feliz semana.

17 de octubre de 2010, 13:33
Responder

Publicar un comentario

Argonautas que pasaron